Pin Parental, iniciativa violatoria de Derechos Humanos

El Pin Parental es una medida violatoria de derechos que se opone a la construcción de una sociedad equitativa, inclusiva, responsable y bien informada.
Paloma Carreño Acuña- Vocera de Redefine Michoacán

El 2 de septiembre del 2020 el diputado Hugo Anaya Ávila del Grupo Parlamentario del PAN presentó la iniciativa del PIN PARENTAL, para reformar la Ley de Educación para el Estado de Michoacán, buscando restringir el derecho a la Educación Integral para la Sexualidad y vulnerando otros derechos vinculados de Niñas, Niños, Adolescentes y Jóvenes (NNAJ).

Esto a pesar de que dos horas antes la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhortó a los Congresos locales a que se respete el derecho a la educación laica, científica, equitativa, inclusiva, intercultural, integral y con un enfoque de derechos humanos e igualdad sustantiva de NNAJ. Y donde además exhortó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a interponer medios de control constitucional donde se apruebe esta reforma.

Desde Redefine nos oponemos a las iniciativas adultocentristas y violatorias de los derechos humanos de NNAJ.

¿Qué es el pin parental?

El pin parental es una iniciativa originalmente creada por el partido español ultraconservador nacionalista “Vox”. Es promovida a través de discursos engañosos comunicando que es una forma de “proteger” a niños y niñas, cuando en realidad se trata de una censura a los contenidos de Educación Integral para la Sexualidad (EIS) en las escuelas. Esta iniciativa se ha comenzado a reproducir en diferentes estados de la república mexicana por los partidos conservadores como el Partido Encuentro Social (PES) y el Partido Acción Nacional (PAN).

La Organización del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) y múltiples organizaciones de la sociedad civil hemos hecho pública nuestra gran preocupación por las iniciativas del pin parental .Del mismo modo, la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Educación Pública (SEP), Secretaría de Salud, Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), el Consejo Nacional de Población (CONAPO), el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) en un comunicado publicado el 5 de julio del presente año, concluyeron que el “pin parental es una medida violatoria de derechos que se opone a la construcción de una sociedad equitativa, inclusiva, responsable y bien informada (…) el cual niega el derecho a una educación con perspectiva de género como un paso fundamental para garantizar el derecho de todas las niñas y mujeres a una vida libre de violencias” .

¿Qué dice la iniciativa presentada por el PAN en Michoacán? y ¿por qué violenta los derechos humanos de infancias y adolescencias?

Esta iniciativa al igual que las presentadas en otros estados contempla que madres y padres de familia puedan solicitar que no se impartan contenidos de educación sexual en las escuelas públicas. Lo que contraviene el derecho humano de niñas, niños, adolescentes y jóvenes a una educación e información laica y científica sobre sexualidad, contemplado en el artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La iniciativa se basa en el concepto de familia como institución social y por el rol que tiene en la educación y desarrollo de las personas. Sin embargo, si bien la familia es el medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus integrantes y en particular de las infancias, adolescencias y juventudes, como ha señalado la Convención sobre los Derechos del Niño, la autoridad que se reconoce a la familia no permite que pueda ejercer un control arbitrario sobre niñas, niños, adolescentes y jóvenes (NNNAJ) que implique daños a su salud, desarrollo o que restrinja sus derechos humanos. Su responsabilidad primordial en la crianza y el desarrollo de infancias bajo su tutela, está condicionada a que niñas, niños y adolescentes puedan ejercer plena y prioritariamente sus derechos.

Los derechos sexuales y reproductivos forman parte de nuestro derecho humano a la salud, debido a que la sexualidad es un elemento que está presente en todas las etapas de nuestra vida, y cuyo ejercicio y disfrute de forma responsable es fundamental para el bienestar y para poder ejercer otros derechos humanos. En ese sentido la Educación Integral para la Sexualidad impartida de forma laica y basada en evidencia científica durante la infancia, adolescencia y juventud es fundamental para tomar decisiones, prevenir abusos, disminuir embarazos en edad temprana e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) así como identificar y notificar situaciones de violencia y discriminación, todo esto para vivir la dimensión humana de la sexualidad plena libre y sanamente, a lo largo de todas las etapas de la vida.

Los llamados grupos antiderechos representados en las legislaciones se han organizado en defensa de un orden supuestamente natural y un modelo de familia enmarcado por una constelación de valores basados en estigmas, narrativas patologizantes y paradigmas tutelares, que moldean las vidas, cuerpos, afectos y prácticas pedagógicas. Niegan la diversidad y defienden una normalidad adultocentrista desde la que definen lo supuestamente mejor para las infancias, adolescencias y juventudes sin tomarlas en cuenta.

En la iniciativa presentada en Michoacán tergiversan principios de derechos humanos, como es el interés superior del menor, para pretender argumentar sus posturas; así como su intento de utilizar los tratados internacionales y convenciones de derechos humanos para vulnerarlos, al no aplicar los criterios de interpretación correctamente.

Lo repetimos porque siempre se les olvida; los derechos humanos son progresivos, interdependientes e indivisibles. Esto significa que el derecho a la libre conciencia, pensamiento y religión, no está por encima de los derechos sexuales y reproductivos, que en los avances que se han logrado en estos derechos, no se pueden dar pasos atrás y que la familia, a pesar de su rol fundamental, no puede limitar los derechos de NNAJ.

Desde Redefine Michoacán nos oponemos al PIN PARENTAL por ser violatorio de derechos humanos y a la presentación de esta iniciativa violenta y discriminatoria en Michoacán por parte del Diputado Hugo Anaya, a pesar de ser exhortados a no hacerlo por los perjuicios que representa a la vida, desarrollo y bienestar de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

Por todo lo anterior, como Redefine Michoacán hacemos un llamado a la Comisión de Educación del Congreso de Michoacán a que rechace esta iniciativa; al resto de lxs diputadxs a que manden un mensaje de desaprobación a estas iniciativas tan claramente violatorias de derechos humanos y las organizaciones de la sociedad civil para que defendamos los derechos que hemos alcanzado y quieren arrebatarnos.

Redefine es una red de activistas jóvenes del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, presente en 12 estados de la república, que desde 2011 promueve los derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes a nivel nacional y estatal.

Si quieres saber más, síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: REDefine Michoacán
Instagram: redefine_mich
Correo: redefinemichoacan.colectivo@gmail.com
Twitter: @REDefineMich

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *