Internos, familiares y custodios creen que el nivel de contagio dentro de los penales michoacanos es más grave de lo que admiten las autoridades penitenciarias.

COVID-19. Morelia.- “Aquí yo estoy seguro que tenemos más enfermos de los que dicen, yo simplemente que vivo con varios, luego luego te das cuenta quién anda enfermo, andan tosiendo y con la calentura y no se pueden ni mover del dolor”, se escucha denunciar a uno de los internos.

A través de sus familiares, el interno del penal “David Franco Rodríguez” pudo enviar un audio en donde se quejó de la forma en que se ha minimizado el impacto de la pandemia en las cárceles del Sistema Penitenciario del Estado de Michoacán.

Sus seres queridos buscan que se de a conocer la cifra real de contagios dentro de las prisiones michoacanas y que se brinden medidas para apoyarlos, ya que mientras se mantengan encarcelados y juntos unos a otros será imposible detener al virus SARS-CoV-2.

“Él me dice que está bien, yo lo veo preocupado, por eso es que queremos ver qué pasa ahí adentro, que nos digan la verdad, no queremos una mentira, no queremos que nos estén viendo la cara”, aseguró la mujer, madre de un interno en la prisión estatal mejor conocida como Mil Cumbres.

Los cinco testimonios que este medio logró recopilar acerca de la pandemia hablan de al menos 10 internos que están aislados en el penal “David Franco Rodríguez” y otros 6 en el Centro de Reinserción Social de Alta Seguridad para Delitos de Alto Impacto Número 1 de Morelia.

2020Noticias pudo recopilar testimonios de internos, familiares de personas encarceladas y custodios que revelaron un nivel de contagio más grande del que se ha admitido y que las personas empezaron a presentar síntomas desde mediados de agosto de 2020.

No obstante, este jueves 3 de septiembre de 2020, la Secretaría de Gobierno de Michoacán informó formalmente de al menos tres casos de enfermos de COVID-19 en tres penales distintos: el primero en el “David Franco Rodríguez”, el segundo en el de Alto Impacto y el tercero en el que está ubicado en el municipio de Sahuayo.

“Hay más, pero pues obviamente el gobierno va a tratar de hacer lo menos posible el problema, para evitar que los familiares o las asociaciones de derechos humanos intervengan por parte de los internos”, aseguró un interno, “si ya hay tres o hubo tres pues va a haber más”.

Los internos del Cereso de Alto Impacto señalaron que muchos de los que presentan síntomas solamente son obligados a quedarse en sus celdas, mientras que quienes presentan cuadros graves son aislados en las celdas de castigo, muchas veces sin acceso a medicamentos adecuados.

“Muchos tienen síntomas pero no quieren decir por miedo, estamos viendo que se llevan a los compas allá arriba y ahí los dejan tirados, sin medicina, sin atención, como perros, por eso no quieren andar diciendo”, dijo otro interno.

Los testimonios recopilados apuntan a que una serie de enfermedades respiratorias atípicas atacan a decenas de internos, provocando incertidumbre entre quienes están dentro de las cárceles y quienes están afuera sobre el origen de estas enfermedades.

“Yo creo que sí hay más personas enfermas”, dijo un custodio entrevistado por 2020Noticias, “a mí simplemente que soy población vulnerable no me dejaron ir a casa hasta que vieron que andaba ya enfermo, si no hubiera andado con síntomas me dejan ahí entre la población”.

Mientras más personas se enferman dentro de estas prisiones michoacanas y los internos se vuelven prisioneros del miedo y del COVID-19, las autoridades aseguraron a través de un comunicado que están trabajando para resolver la problemática y evitar un contagio masivo.

2020Noticias solicitó formalmente una entrevista con los directores de los penales “David Franco Rodríguez” y el de Alto Impacto, Rodrigo Meza Maldonado y Noé Galván Carrillo, para conocer cuáles son las condiciones de los pacientes con COVID-19 y que pudieran contestar a las denuncias sobre un mayor grado de contagio dentro de las instalaciones pero hasta el momento no han respondido.

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *